La regiones españolas. Evolución y concepto moderno

Otra vez destripando la biblioteca familiar me he encontrado con este líbro de geografía, cuya primera edición data de 1968. GEOGRAFÍA REGIONAL DE ESPAÑA.

Juzguen ustedes mismos si la distribución territorial de espaa concuerda con las predicciones de esta obra.

EVOLUCIÓN DEL CONCEPTO REGIONAL

Siendo el objeto principal de la Geografía la descripción de la Tierra, resulta indispensable para proceder a esta descripción dividir la superfície terrestre en áreas caracterizadas por la afinidad de sus rasgos geográficos más importantes y las cuales reciben el nombre de regiones. La palabra “región” tiene precisamente su origen etimolóigico en las divisiones que practicaban los  los augures latinos al delñimitar mediante “recetas” determinados sectores del cielo formados por grupos de estrellas.

Geografía regional de España. Editorial Ariel. 1968 – 1969

De una manera parecida, el geoógrafo se ha esforzado en dividir la superfície terrestre en sectores para proceder a su estudio y descripción, utilizando como base  territorial  los conjuntos territoriales históticos, políticos  o administrativos (hasta el siglo XVIII), según cuencas hidrográficas (moda de finales del XVIII) y, en el transcurso del siglo XIX, POR influencia directa de la geografía francesa y  de la escuela de Vidal de La Blache, se hizo incapié en la relación íntima del hombre con el medio en el que se desenvuelve. Esta e sla base de la geografía moderna: el paisaje natural en el que se desenvuelven las actividades humanas y está configurado esencialmente por paisaje, clima y vegetación. Cada una de las unidades territoriales determinadas por estos tres factores constituye una región natural , sin la modificación directa del hombre: Meseta, depresión del Ebro, depresión del Guadalquivir, Pirineos, etc.

El medio tiene un papel preponderante en la transformación de las actividades geográficas en cada una de estas unidades.

CONCEPTO MODERNO DE REGIÓN GEOGRÁFICA

Pese al concepto de región natural, no siempre el medio físico es un valor determinante de la región geográfica. Hay otros que influyen poderosamente, como los factores históricos, sociales económicos o culturales.. Las regiones geográficas serían heterogéneas, formadas por la asociación de varias unidades fisiográficas diferentes. Por ejemplo, es frecuente la integración  en una misma regiónd e un área montañosa y una llanura a su pie, lo que favorece el intercambio de productos de sus economías mutuamente  complementarias (ganado y bosque en la montaña, producto agrícola e industrial en la llanura). Por su contacto surgirán los centros comerciales para intercambiar los bienes. Estos centros son el nexo de unión de regiones físicamente diferentes, pero asociadas para formar una unidad administrativa, cultural y económica, es decir, integradas en una unidad por la  la acción humana. La verdadera  región geográfica es más creaciónd el hombre que de la tierra.

ESTRUCTURA REGIONAL DE ESPAÑA

Primeramente, la descripción geográfica de España se hizo  simplemente tomando como base  las divisiones administrativas, como son, por ejemplo, los cuadros provinciales, concepto meramente artificioso, de convivencias administrativas y frecuentemente con condicionamiento de tipo histórico o político. Más tarde , introducido el concepto de región natural, se quiso  adaptar la sregiones geográficas a las regiones fisiográficas descritas por los geólogos: Meseta, Pirineos, Cordillera Ibérica, depresiones de Ebro y del Guadalquivir, etc.

Pero, según se acaba de ver, estos cuadros físicos naturales no  constituyen de por sí verdaderas regiones geográficas, caracterizadas, como debe ser, por la íntima trabazón económica, social y aún cultural existente entre sus habitantes.

LA COMARCA

Dentro de cada región es posible distinguir otras subdivisiones de menor categoría, pero basadas en los mismos principios que acaban de ser enumerados. La región puede compartimentarse en subregiones y éstas en comarcas o subcomarcas, hasta llegar a las unidades má ssimples  que integran el organismo heográfico.

La comarca, por ser la unidad regional más sencilla, es más facilmente perceptible y tiene fuerte arraigo popular. Tienen rasgos muy bien definidos y se caracyerizan por  una cierta homogeneidad d epaisajes y forma de vida, encabezadas por una ciudad-mercado.

Allí donde el factor humano comienza a ser dominante es  en la integración de estas unidadesen otras superiores. Frecuentemente es la necesidad de intercambio de  productos procedentes de unidades naturales heterogéneas y de  economía complementaria, como son las zonas agrícolas y ganaderas vecinas.

Generalmente la comarca  se aglutina  alrededor de un centro que constituye su principal foco de atracción. Incluso mucha sveces la comarca se designa por el nombre de su capital. Este centro sirve de nexo  de unión a los habitantes de la comarca y en él se raliza el intercambio de bienes con el esterior. En él se centra la vida económica de la comarca  y en él se encuentran los servicios comarcales  servidos por profesiones liberales, los bancos, el juzgado, etc.. Son ciudades de vida tranquila que únicamente se animan los días de mercado o en los más espaciados de las ferias.

Con la facilidad y rapidez de las comunicaciones ha cambiado el radio de atracción de los centros comarcales , lo que antes era un pie forzado. Con ello la pequeñas villas mercado peor situadas o con menos recursos declinan en provecho de los centros urbano más próximos y mejor dotados en los que cualquier  días es bueno para los negocios sin esperar una fecha determinada. Con la decadencia de aquellos focos  comarcale stiende a  robustecerse la vida regional, centrada en ciudades mayores, de función supracomarcal.

REGIONES GEOGRÁFICAS ESPAÑOLAS

Hasta ahora se ha hecho muy poco en España para conocer su verdadera estructura regional. Se han seguido considerando como más idóneas las regiones histórico-administrativas existentes. Por otra parte, los economistas han comenzado a intentar poner de relieve las relaciones  existentes entre los diferentes sectores o áreas peninsulares haciendo caso omiso a las dicisiones históricas o administrativas, basándose en las relaciones mercantiles, en los focos de atracción, comunicacione,s niveld e vida, etc. Intentan establecer  los límites de las llamadas regiones polarizadas, es decir, aquella scuya economía gira alrededor de  una o varias ciudades o centros nodales de la región.

Fig.2: Regiones económicas nodales de España.
1 – Castropol
2 – Viyarcayo, Sedano, Miranda de Ebro. Briviesca, Belorado y Condado de Treviño
3 – Sos del Rey Católico
4 – Tudela
5- Zona de Sierra
6 – Agreda
7 – Medinaceli
8 – Fraga
9 – Zona de mequineza
10 – Rincón de Ademuz
11 – Ayora
12 – Zona de Sierra Madrona
13 – Zona de Azuaga
14 – Zona de Monesteria
15 – Navalmoral de la Mata
16 – Arenas de San Pedro y Cebreros

Es evidente que en el futuro éste será uno de los caminos más fecundos para establecer la estructura regional española y concretar los límites de cada una de sus unidades adaptados a la realidad actual. Sin embargo, no debe olvidarse que los economistas persiguen tan sólo una finalidad concreta y muy específica al establecer sus regiones, y aún siendo el factor económico uno de los má simportantes , no abarca la totalidad del hecho geográfico, mucho más complejo, si atendemos a sus implicaciones culturales, históricas y sociales, además de las económicas.

Entretanto, el criterio sustentado en esta obra ha tenido que ser forzosamente un tanto ecléctico, como lo ha sido en general el criteriode los tratadistas anteriores. Así, al península se estudia a través de sus regiones históricas tradicionales, modificadas en aquellos casos en los que evidentemente no hay acuerdo con la realidad geográfica, como en el casodela sprovincias de Albacete y Santander, incorporada por los geógrafos al conjunto regional cantábrico.  Pero en líneas generales es evidente que en la inmensa mayoría de los casos las divisiones históricas tradicionales corresponden a verdaderas regiones geográficas, por lo menos en sus líneas generales, y aún cuando, en algunos casos s eimpongan ligeros retoques a la escala comarcal, tal como aparece claramente en el mapa de regiones nodales y económicas representado en la figura 2.

Aparte de dichas pequeñas modificaciones en las zonas fronterizas de algunas regiones, y el de este mapa, establecido  a base de un criterio económico abjetivo, y el de las regiones adoptadas en este libro, únicamente destacan, a parte los casos ya citados de las provincias de Albacete y Santander, la incorporación de Almería a la región levantina y la de Logroño y Navarra al conjunto vascocántabro.

Fig.3: Regiones geográficas de España

El orden seguido en la descripción de las diferentes regiones es también bastante tradicional, agrupándolas en grandes conjuntos regionales, de características afines por sus rasgos fisiográficos y humanos. Así, distinguimos los siguientes conjuntos (fig.3):

SEPTENTRIONAL:

  1. Páis Vasco: provincias de Vizcaya, Guipúzcoa y Álava
  2. Región Cantábrica: provincias de Santander y Asturias
  3. Galicia: provincias de Coruña, Lugo, Orense y Pontevedra

MESETA:

  • Submeseta Septentrional:
  1. Castilla la Vieja: provincias de Burgos, Soria, Segovia y Ávila
  2. León: provincias de Zamora, Salamanca, Valladolid, Palencia y León

La provincia castellano-vieja de Santander se incorpora a la región cantábrica, y la de Logroño al valle alto del Ebro.

  • Submeseta Meridional:
  1. Castilla la Nueva: provincias de Madrid, Toledo, Ciudad Real, Cuenca y Guadalajara, y la provincia de Albacete, segregada de la región murciana.
  2. Extremadura: provincias de Cáceres y Badajoz.

ARAGÓN Y NAVARRA

Que comprenden la mayor parte del Ebro y en el que se diferencian dos regiones:

  1. Aragón: provincias de Zaragoza, Huesca y Teruel
  2. Navarra y Alto Ebro, que además de la provincia navarra de Pamplona comprende la de Logroño, radicada en su mayor parte en el valle de Ebro y cuya Ribera, prolongación de la Ribera Tudelana, es su parte más viva

MEDITERRÁNEO:

En cuyo conjunto se identifican dos grandes regiones:

  1. Cataluña: provincias de Barcelona, Gerona, Tarragona y Lérida
  2. Valencia: provincias de Castellón de la Plana, Valencia y Alicante
  3. Levante, constituída por la provincia de Murcia
  4. Baleares, conjunto formado por la stre sislas principales: Mallorca, Mneorca e Ibiza
  5. Andalucía: provincias de Sevilla, Huelva, Cádiz, Granada, Málaga, Almería, Córdoba y Jaén

CANARIAS Y PROVINCIAS Y PLAZAS AFRICANAS:

  1. Canarias, cuyas islas se distribuyen en dos provincias: Las Palmas o Canarias Orientales y Santa Cruz de Tenerife o Canarias Occidentales
  2. Provincias y plazas africanas: plazas mayores africanas (Ceuta y Melilla), plazas menores (Pelón de Vélez de la Gomera, Alhucemas, islas Chafarinas) y Sáhara.

En el ampa adjunto puede observarse la distribución regional seguida y sus discrepancias, en algunos casos, respecto a las regiones histórico-administrativas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s